Invasión musulmana y Reconquista

En el año 711 los musulmanes del norte de África invadieron la Península Ibérica. Los musulmanes convirtieron a la Hispania romana en uno de los centros intelectuales de la cultura islámica y ocuparon parte de la península durante unos ocho siglos. Mostraron total normalidad y tolerancia hacia los cristianos y judíos que vivían en la península. Un ejemplo de esta convivencia existía en la ciudad de Córdoba donde los tres grupos religiosos y culturales vivían en armonía.

Desde el principio de la invasión musulmana, los cristianos querían recobrar sus tierras y resistieron el poder musulmán, el día de hoy este período es llamado la Reconquista. En el año 718 comienzan a formarse los principales núcleos cristianos que lucharon contra los musulmanes hasta conseguir expulsarlos en 1492. Los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, acabaron la reconquista de España el 2 de enero de 1492, tomando la última ciudad bajo control musulmán, Granada, y expulsando al rey Boabdil. La tolerancia religiosa que existía hasta entonces se terminó con la expulsión de los musulmanes y judíos en 1492.